Carlos Alberto Montaner Suris (3 de abril de 1943 - 30 de junio de 2023) fue un escritor y periodista cubano, que tuvo que exiliarse en 1961 tras ser acusado y encarcelado por el Gobierno Revolucionario Cubano como un terrorista que trabajaba para la CIA. Esta acusación todo cubano sabe que no es cierta, sin embargo se usaba y se usa para desacreditar a cualquiera que tuviese o tenga una crítica que expresar. Se dice de él que podría haber sido el mejor presidente que haya podido tener Cuba, y que precisamente su forma de expresarse, pausada, con respeto, con argumentos sólidos, y siempre escuchando a su interlocutor fue lo que hizo que Fidel Castro le temiese tanto.

No en balde Fidel Castro lo odiaba tanto. Comparado con el hombre de letras, versátil, disciplinado y que escuchaba atento a su interlocutor, nuestro caudillo tropical se veía más histérico, burdo y autoritario.

— Yoani Sánchez en 14yMedio el 30/06/2023.

A pesar de que yo había oído hablar de él, pues su nombre aunque muy vagamente siempre resonó familiar en mi cabeza, lo leí por primera vez en su (¿penúltimo?) artículo publicado en varios periódicos que se titula Mi última columna). Ahí habla acerca de su enfermedad y de que esta le imposibilitaba seguir ejerciendo su labor, pues ya no podía leer, ni escribir, además de hacer un breve resumen de su carrera. Este artículo fue publicado el <2023-05-05 Fri>, y Carlos murió el <2023-06-30 Fri>, por eutanasia. Este artículo cierra con una frase del filósofo Julián Marías que muestra humildad y paz llegado el final:

Hice lo que pude.

— Julián Marías Aguilera.

El <2023-07-03 Mon> salió publicado su (¿último?) artículo (post mortem) Cuando usted lea este artículo yo estaré muerto), donde explica que ha muerto por eutanasia, y que el propósito del artículo es precisamente abrir un debate alrededor del tema, pues cree que siempre que sea voluntaria es un derecho legítimo de los seres humanos. La columna finaliza del siguiente modo:

Cumplo mi deseo de morir en Madrid, la ciudad que amo y en la que he compartido tanto junto a Linda, mi adorada mujer en las duras y en las maduras. Lo hago gozando todavía de la capacidad de expresar mi voluntad de ejercer mi derecho a finalizar mi vida de una forma libre y digna de acuerdo a mis creencias. No le doy más la lata, querido lector. Adiós.

Hay que tener una fuerza extrema para dictar por su parte, y escribir por el familiar que lo hizo, ese último Adiós. Su vida reafirma que

Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército.

—José Martí

⋇ ⋇ ⋇ ⋇ ⋇

Gracias por leer el post. No dudes en enviarme un correo para cualquier comentario, o para compartir tu punto de vista 😉: contact@poview.org